Un Fuerte Seísmo En La Isla Indonesia De Java

Un Fuerte Seísmo En La Isla Indonesia De Java

DESCARGAR PDF


Un fuerte seísmo en la isla indonesia de Java causa más de 3.000
muertos
• El terremoto, de 6,2 grados Richter, destruyó el 70% de Bantul, en
el epicentro de la catástrofe
• Los habitantes de los pueblos costeros huyeron a las montañas debido
al temor a un maremoto
 
 
 
EL PERIÓDICO
YAKARTA / BANTUL
En la isla de Java (Indonesia), miles de personas han dormido esta
madrugada al raso, llorando cerca de los cadáveres de sus familiares o
a las puertas de los colapsados hospitales, después de que la zona
sufriera el latigazo de la tierra a las seis de la mañana (medianoche
en España). El terremoto de 6,2 grados en la escala abierta de Richter
causó más de 3.000 muertos, 4.000 heridos, 200.000 desplazados y
redujo a escombros miles de casas y edificios gubernamentales.
Tras producirse el seísmo, miles de personas huyeron de sus casas en
las localidades costeras hacia terrenos más altos, por miedo a que se
produjera un maremoto. "Otro tsunami, otro tsunami", gritaban
desesperados por si llegaba otro maremoto como el que ya sufrió la
región en diciembre del 2004. La zona ya había sufrido otros dos
pequeños temblores de tierra en este periodo de 17 meses.
CIUDAD EN LA COSTA
El epicentro del seísmo se registró a 25 kilómetros al suroeste de la
vieja ciudad de Yogyakarta, un importante centro turístico de la isla
de Java. Anoche no se tenía conocimiento de que hubiera extranjeros ni
entre las víctimas mortales ni entre los heridos.
La Unidad de Desastres regional indicó que la zona con más víctimas
mortales es la ciudad costera de Bantul, donde han muerto más de 2.000
personas. Las autoridades advirtieron de que la cifra de fallecidos
puede subir aún más, dado que se desconoce el número total de personas
atrapadas bajo las viviendas destruidas. La Federación Internacional
de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja calcula que
entre el 70% y el 80% de los edificios de Bantul se han derrumbado. La
urgencia del momento obligó a cavar fosas comunes para enterrar los
cadáveres y evitar epidemias.
HOSPITALES COLAPSADOS
Los hospitales de Yogyakarta se encuentran colapsados, a pesar de
haberse habilitado espacios en los pasillos, en las salas de espera e
incluso en los recibidores. El principal centro no tiene capacidad
para acoger todos los cadáveres y heridos, según declaró un portavoz.
"Estamos en emergencia total, siguen llegando cadáveres y heridos con
profundos golpes y huesos rotos, pero no tenemos espacio suficiente
para acogerlos a todos en nuestras instalaciones, que son las mayores
de Yogyakarta", informó la secretaría del hospital. "Incluso los
depósitos están llenos y no hay espacio para los cadáveres, que quedan
envueltos en sábanas y alineados al borde de las calles", advirtió.
El Gobierno de Yakarta ordenó el despliegue del Ejército para ayudar
en las operaciones de salvamento, aunque parece que ayer aún no habían
llegado. "Aún no hemos visto a ningún soldado", dijeron fuentes de un
hospital de Yogyakarta.
El presidente de Indonesia, Susilo Banbang Yudhoyono, viajó ayer por
la tarde a la zona con un equipo de ministros para evaluar la
situación. En Yogyakarta, acudió al hospital Sardjito, donde visitó
durante una hora a los heridos ingresados.
VÍAS DE COMUNICACIÓN INUTILIZABLES
El seísmo obligó a cerrar el aeropuerto de Yogyakarta, debido a que
las instalaciones sufrieron grandes daños, y a desviar los vuelos a
Solo. Y también la estación de ferrocarril estuvo cerrada durante casi
todo el día, aunque el tráfico se restableció por la noche. Muchas
carreteras y puentes quedaron destruidos, lo que obstaculiza los
esfuerzos de la población por huir en vehículos e impide que las
camionetas cargadas de heridos puedan llegar a los hospitales.
En Yogyakarta, la población se lanzó a las tiendas que estaban
abiertas para acaparar todos los productos que pudieran, ante el temor
de nuevas sacudidas, algo común tras un temblor fuerte.
Cruz Roja Indonesia envió grupos de emergencia al área y un portavoz
de las Naciones Unidas transmitió el pésame del secretario general,
Kofi Annan, y anunció que equipos especializados aportarían ayuda
humanitaria a Indonesia. Entre los numerosos países que prometieron
ayuda se encuentran Malaisia, Gran Bretaña, Japón, Rusia y la Unión
Europea. Los Veinticinco anunciaron que enviarán un paquete de tres
millones de euros en ayudas a las víctimas del terremoto.
LA AECI, EN MARCHA El Gobierno español expresó su "profunda
consternación" y anunció que la Agencia Española de Cooperación
Internacional (AECI) puso en marcha su habitual dispositivo de
emergencia "a la espera de eventuales peticiones de ayuda que pudieran
formular las autoridades indonesias".
En el país hay actualmente 12 delegados de Cruz Roja Española, que
ayer se volcaron a ayudar a los damnificados.
Noticia publicada en la página 2 de la edición de 28/5/2006 de El
Periódico - edición impresa. Para ver la página completa, descargue el
archivo en formato PDF