El Primer Paso Una Perspectiva Para Mí El Primer

El Primer Paso Una Perspectiva Para Mí El Primer

DESCARGAR PDF

El Primer Paso: una perspectiva.
Para mí el primer paso es dejar de luchar. Dejar de luchar porque la
comida, mi obsesión con la comida es más fuerte que yo, y siempre que
intente controlar la comida terminaré donde siempre he terminado: en
el suelo vencida, derrotada, llorando de rabia presa de la
culpabilidad. Mi tragedia era que cuando llevaba una época bien, creía
que ya estaba todo hecho, que había vencido a la comida, mi dueña y
señora....¡qué ironía!
¿Cómo dejo de luchar? En primer lugar reconociendo que no soy una
persona normal en lo que a la comida se refiere, que soy y siempre
seré una persona que padece una enfermedad que se llama "comer
compulsivamente" y que como enferma tengo limitaciones que debo de
aceptar y respetar si quiero recuperarme.
¿Cuáles son esas limitaciones? Para mí está muy claro.
1. Sola no puedo recuperarme, necesito de Dios y su amor y poder,
necesito de mi grupo y cada una de las personas que asisten para que
me ayuden, enseñen y me apoyen en mi proceso de recuperación.
2. Otro límite es aceptar que no puedo comer la cantidad que me
apetezca, sino la que mi cuerpo necesita.: "hay que comer para vivir y
no vivir para comer". Entre lo que me apetece y lo que mi cuerpo, y mi
espiritualidad, exigen puede haber un mundo de diferencia. Hago
solamente las comidas que me dice mi nutricionista y son buenas para
mí, a las horas que son buenas para mí.
No me ayuda a recuperarme cuado intento convencerme que esta vez,
"sólo esta vez", puedo comer una porción o un trozo más,  equivale a
seguir luchando, quiere decir que no he aceptado que soy impotente
ante ciertas cantidades y ante cierto alimentos.
Las cantidades dependen de mis necesidades, de mi metabolismo. No es
un buen criterio :"que otro me sirva", u observar lo que comen los
demás", etc (nosotros no somos ellos, ellos no padecen esta
enfermedad). Lo que para otro es una comida moderada para mí puede no
serlo. Una parte importante de mi recuperación es asumir la
responsabilidad de la misma. Soy yo la que con sinceridad, sin
autoengaños, poniendo la comida y mi adicción a la comida en manos de
Dios, a base de oración, de intuición, de decírselo en alto a otros
miembros y de recurrir a la ley del ensayo y del error, he de dar con
las cantidades que a mí me convienen.
Y otro punto, tan importante como los anteriores, y en algunas
ocasiones más, puesto que me puede hacer caer en los otros dos, es
aceptar que hay comidas, alimentos, que me producen compulsión, en mi
caso particular, hace 2 años me despedí de los dulces, azúcares
refinados en cualquiera de sus formas o presentaciones, para mi es
sumamente importante cuidar todos los detalles, por eso leo
cuidadosamente las etiquetas de los productos porque este alimento
provoca en mí una reacción que me hace comer compulsivamente sin poder
controlarlo. Haberlo dejado es parte del éxito en mi recuperación
física.
¿Qué significa la palabra compulsión?
La palabra compulsión viene del verbo compeler. Según el diccionario
de la Real Academia compeler significa "Obligar a alguien, con fuerza
o por autoridad, a que haga lo que no quiere". Hay comidas que me
fuerzan, me empujan, quiera o no, a seguir comiendo.
Quizá haya ocasiones en que, a base de fuerza de voluntad y de una
buena dosis de suerte, la cosa no termine en atracón. Pero introducen
un desequilibrio en mi organismo que tarde o temprano se saldrá con un
descontrol en las cantidades. ¡Conozco tanta gente que mientras se
negaron a identificar y reconocer cuáles eran las comidas que les
provocaban compulsión siguieron recayendo en todo lo demás!
Para mí el verdadero primer paso consiste en reconocer que soy
impotente, no sólo ante la comida en abstracto, sino además ante
cantidades concretas, alimentos concretos, y el comer entre horas
("picar").
Vilma. Costa Rica.
Literatura producida localmente en Costa Rica. No expresa la opinión
de CCA/OA como un todo.